Asumir para transformar

Nuevo producto

“No tomen como modelo a este
mundo. Por el contrario, transfórmense interiormente renovando su mentalidad”, Rm 12, 2.

Más detalles

20 artículos

$900

Más

Una de las fuentes teológicas es la enseñanza de los Padres de la

Espiritualidad o bien llamados Padres del Desierto. En el siglo II San

Ireneo de Lyon dice: “Lo que no es asumido no es redimido”.
La palabra redención deriva del término griego “apolútrosis” que traducido signifi ca redención: liberación, sanación, curación. Hoy estas
acepciones pueden ser sintetizadas en el término “reordenamiento”.
Cada cosa que liberamos o sanamos ciertamente es un reordenamiento. Y para ello necesitamos en algunos casos “nacer de nuevo”
como le propuso el Señor a Nicodemo. En otros, reorientar la vida
hacia las cosas de Dios a través de la Iglesia.
La conversión psico-teológica, conjuntamente con una afectividad controlada, nos permitirá asumir para transformar.
Asumiremos aquellas cosas tal vez, descontroladas o quizá desordenadas. Este libro nos posibilitará asumir aquellas cosas que conviene
incorporar en nuestra vida como la Moral de la Alianza.
Dios nos quiere en eterna Alianza. Es su deseo. Leemos en Génesis 9, 11:
“Yo establezco mi alianza con ustedes”. Y en la voz profética encontramos “Ustedes serán mi pueblo y yo seré su Dios”, Ez 36, 28.
En este libro podrás conjugar los cambios que convienen realizar en
el modo de pensar, en el modo de sentir, en el modo de reaccionar
frente a las vicisitudes de la vida y las actitudes nuevas que es aconsejable construir a la luz de la formación interdisciplinaria.
Ciertamente este abordaje mixto psico-afectivo-teológico contribuirá notablemente a nuestro crecimiento y, por tanto, a nuestro acercamiento y vivencia para llegar a ser hombres plenos considerando
nuestra naturaleza humana.

Esta enseñanza paulina nos alienta a los cambios normales, naturales que todas las personas podemos realizar sin reprimir nuestra mente. Para ello se requiere disponerse a amar. Todos por experiencia sabemos que cuando amamos nos sentimos realmente bien. En vez, los opuestos al amor tales como el odio, la
agresión, el resentimiento, el rechazo, las mentiras, la ponzoña…no nos posibilitan el deseo de Dios: nuestra conversión hacia Él. Dios nos acompaña. No temamos a abrazar las propuestas evangélicas y lancémonos a “vivir según Dios”.

Dios es misterio. Por tanto, nosotros pertenecemos a ese Misterio
el cual se nos manifiesta principalmente a través del carácter de
novedad y de asombro.
El Señor sólo desea que asumamos con paz, con tranquilidad
todo aquello que podemos transformar

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escriba una reseña

Asumir para transformar

Asumir para transformar

“No tomen como modelo a este
mundo. Por el contrario, transfórmense interiormente renovando su mentalidad”, Rm 12, 2.

30 otros productos en la misma categoría: